LAVANDA Y ESPLIEGO: aceites alquimistas/transmutativos

Lavanda y espliego se suelen confundir, son plantas distintas pero de la misma familia. En concreto hablaremos sobre todo de la lavanda angustifolia.

La palabra lavanda viene del latín y significa “que sirve para lavar”. La lavanda lava, borra, limpia, transmuta cualquier energía negativa o desarmónica del cuerpo y del campo áurico.

Hay que asumir los errores del pasado, aprender y seguir viviendo, y la lavanda, con su magia transmutadora, nos ayuda a lograrlo.

Tanto las lavanderas, que fregaban la ropa a la orilla del río, como los romanos de la antigüedad para perfumar los baños o los hebreos para las fumigaciones, todos utilizaban la lavanda para lavarse y purificarse.

lavender-cultivation-2138398__340

La Amatista, la Lavanda y el Espliego comparten el color violeta, de la transmutación. Ambos, amatista y lavanda/espliego, lo utilizamos en el Masaje Atlante, en la zona de la espalda, para liberar y transmutar cargas, tanto de esta vida como de otras, que a veces nos impiden andar erguidos y nos provocan tensiones, contracturas, disfunciones a nivel sobre todo de la musculatura a lo largo de la columna vertebral.

Básicamente nos referimos aquí a la utilización del aceite esencial, aunque se puede utilizar de otras formas, infusión, saquito chamánico, saquitos para los chakras de flores de lavanda….

Propiedades energéticas de la lavanda:

  • Aporta armonía, equilibrio a nivel emocional, calma el sistema nervioso, por lo que está indicado en la ansiedad, miedos, fobias, tensiones nerviosas y trastornos del sueño.
  • Limpia, transmuta y purifica desde el punto energético y físico.
  • Asociado al chakra del tercer ojo, según algunos autores también al chakra corona.
  • Transmuta el dolor, deja ir la culpa.

Indicaciones terapéuticas:

  • Calambres y contracturas musculares por su efecto relajante.
  • Cólicos.
  • Migrañas, cefaleas tensionales.
  • Palpitaciones cardíacas.
  • Problemas en la piel: eccemas, dermatitis, heridas, infecciones…. Es cicatrizante.

En cuanto a las propiedades energéticas del espliego:

  • Ayuda a transformar los esquemas mentales.
  • Disipa el rigor mental, la falta de tolerancia.
  • Cicatriza heridas de los cuerpos sutiles.
  • Al igual que la lavanda, está asociado al chakra del entrecejo y al chakra corona.

A nivel terapéutico el espliego:

  • Quemaduras, incluso severas.
  • Picaduras de animales venenosos: avispas, medusas… por su poder antitóxico. Por lo que se convierte en un aceite esencial para primeros auxilios.
  • Micosis cutáneas, acné, heridas. Por su acción cicatrizante, fungicida y bactericida.
  • Herpes zoster, varicela, herpes labial, herpes genital.
  • Otitis, sinusitis, bronquitis.

Como podemos ver también ayudan a una transmutación o alquimia mental. La lavanda y el espliego son aceites imprescindibles en nuestro botiquín esencial.

“Los filósofos se han limitado a interpretar el mundo de distintos modos; de lo que se trata es de transformarlo”.

Karl Max

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s