DISRUPTORES ENDOCRINOS: ¿QUÉ SON? ¿CÓMO NOS AFECTAN?

disruptores

Estoy especialmente sensibilizada con este tema y por eso quería hablaros de esto hoy. Sé que mucha gente sabe perfectamente qué es esto, pero también sé que hay muchas otras personas que desconocen la existencia de los disruptores endocrinos y sobre todo que es algo invisible que está por todas partes, que afecta a nuestra salud tanto física como emocional ya que emociones y hormonas están relacionadas.

Los disruptores endocrinos son sustancias químicas externas que alteran el comportamiento de las hormonas en nuestro cuerpo una vez dentro de él.

Ya en la anterior entrada del blog hablamos un poquito de las hormonas: Las hormonas son los mensajeros químicos del cuerpo. Viajan a través del torrente sanguíneo hacia los tejidos y órganos para mediar en nuestro desarrollo, nuestro equilibrio interno y en nuestro bienestar.

Estas señales químicas pueden ser interferidas, aumentadas, disminuidas por otro compuesto químico que utiliza o que se planta en su lugar. El fenómeno es que hay algunas consecuencias biológicas de esa interferencia.

Los disruptores endocrinos imitan o alteran el efecto de las hormonas y, por tanto, envían mensajes confusos al organismo ocasionando diversas disfunciones. Ya vimos que el sistema endocrino está íntimamente relacionado con el sistema inmunológico y con el sistema nervioso fundamentalmente. Algunas de las disfunciones pueden ser:

  • Problemas en el sistema reproductor femenino y masculino: disminución de la fertilidad, cánceres hormonodependientes como el cáncer de mama, de ovario, de próstata o de testículos, también pueden provocar pubertad precoz, etc.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Obesidad, diabetes, ….
  • Problemas en el sistema nervioso e inmunológico.

Además de su repercusión en nuestro sistema energético.

Realmente estas sustancias están por todas partes, en la alimentación, en los productos de limpieza, en los productos de higiene personal, ambientadores, cosmética, insecticidas, herbicidas, …

Un ejemplo es el Bisfenol A, utilizado en la fabricación de diferentes plásticos (por ejemplo, el de biberones (aunque ya hay alternativas de biberones libres de BPA), y en los revestimientos de latas de conserva para comida y bebidas.

Algunas medidas a tomar podrían ser:

  • Reducir la utilización de plásticos, sobre todo para conservar o calentar comida.
  • Reducir o evitar el consumo de alimentos enlatados.
  • Utilizar alternativas naturales a los ambientadores industriales como pueden ser difusores de aceites esenciales.

Referencias:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s